jueves, 2 de marzo de 2017

Los mitos del porteo: ACOSTUMBRARSE A LOS BRAZOS


    En muchas de las consultas que recibimos sobre porteo, o incluso en los mismos talleres, me encuentro con cuestiones que podríamos llamar 'los mitos del porteo'.
Algunos de ellos son creencias populares que nos llegan como consejos a los padres, sobre todo a los primerizos.

Ya se sabe que de esto de criar sabe todo el mundo, y todos te ofrecen, quieras o no, sus bienintencionados consejillos. Tu madre que ha criado cinco, la suegra que otros tantos, la vecina del cuarto, el panadero, la señora mayor que te para por la calle para decirte que pobrecito como le llevas ahí...

Pues eso... bendita paciencia.

    Lo que ocurre algunas veces es que tanto nos lo repiten, o quizás no nos sentimos aún seguros en nuestro nuevo rol de padres, que terminamos por pensar: "¿Y si es verdad esto que me dicen?"

Además, por el entorno cultural en el que nos movemos o por esa inseguridad de la que te hablaba, solemos tener arraigadas ciertas afirmaciones que nos llevan a pensar cosas como que el porteo no le gusta al bebé o que necesita ir en otra postura...

    Por eso hoy empiezo a contarte más cositas sobre contacto, para desmitificar esas sentencias sobre la crianza que están relacionadas con el porteo.

      Esta serie de post se llamará "Los mitos del porteo" 
y vamos a ir desgranándolos en varias entradas...


Comenzamos con eso de... 
SI LE LLEVAS MUCHO EN BRAZOS SE ACOSTUMBRARÁ

     En nuestra sociedad es muy frecuente que te digan que no cojas al bebé en brazos en seguida que empieza a quejarse o a llorar, porque se va a acostumbrar.
Pues te voy a contar una cosa, a ti que me lees, los bebés no se acostumbran a los brazos, los bebés vienen programados para estar en brazos.
Vamos con un poquito de evidencia ;)

Imagen extraída de morguefile
    Los bebés no son independientes, eso está claro, pues necesitan de un cuidador que les ayude a satisfacer sus necesidades: la alimentación, el sueño, la higiene, el calor, el movimiento...
De hecho, somos uno de los mamíferos menos desarrollados en el momento del nacimiento por lo que necesitamos tener un cuidador principal que es sinónimo de supervivencia.

    Los cuidados maternales, ese instinto que surge al tener en los brazos a un recién nacido, no son más que el resultado de años de evolución para la continuidad de la especie.
Y los bebés vienen programados para esperar eso. Justo eso.

    Necesitan saber que alguien les cuida, y eso les mantiene a salvo. Si está en algún otro lugar que no son los brazos, el bebé se siente desamparado, inseguro, en peligro. Por eso los bebés recién nacidos lloran cuando, despiertos, les dejamos en carros, cunas, minicunas, camas, sofás, hamacas... Algunas veces también mientras duermen necesitan la seguridad que les da el cuerpo de la madre, y si sienten entre sueños que les hemos dejado sobre algún otro lugar que no sea el mullido, calentito y aromático cuerpo de su madre... se despiertan y lloran pidiendo eso, justo eso.
Los bebés necesitan contacto, como una necesidad biológica, no por capricho.



    Y a eso, no le acostumbramos. El bebé ya conoce mis brazos y mi cuerpo, ya sabe que eso es lo que necesita, de manera instintiva. Porque sabe que en contacto con sus padres va a estar seguro.

En cambio, al resto, es a lo que tendrá que acostumbrarse, a estar en el carro, a estar en la hamaca, en el coche... a estar lejos de nuestro cuerpo.

A todo eso le vamos a acostumbrar nosotros, y además, si queremos. La crianza con contacto y cercanía va a proporcionar el entorno óptimo para que el bebé pueda desarrollarse en su máximo potencial, así que... ¿por qué no les ofrecemos aquello que sabemos que es lo naturalmente previsto? ¿Aquello que va a permitirles un desarrollo óptimo?

    Y ahora que te he contado que estar en brazos no es algo a lo que tienen que acostumbrarse, porque viene de serie... reflexionemos: 
¿de verdad alguien cree que puede pasar la primera infancia de su bebé sin cogerle en brazos? Como especie no caminamos hasta que tenemos al menos 1 año...
¿o realmente pensamos o sentimos que cogerles o llevarles en brazos va a ser algo que les perjudique? Si es lo que como especie nos toca, ¿puede ser negativo para ellos como seres humanos?
Y aunque se "acostumbraran", como dice el mito, ¿es malo que un ser se acostumbre a ser cuidado, escuchado, amado?

    Y bueno, si la excusa de los que opinan esto es que no vamos a poder llevarles en brazos toooodo el día, que se lo pregunten a las mamás que portean en exclusiva, aquellas que no usan carrito ;)

Por supuesto, llevarles en brazos es más cansado, pero con los portabebés adecuados y prestando atención a nuestras necesidades cuando porteamos, es posible, claro que sí. Y no por ello estamos desatendiéndonos nosotr@s.

    Siempre digo a las familias una cosa que tengo muy clara, y es que este tiempo en el que nos necesitan tan intensamente es muy corto, pasa en un abrir y cerrar de ojos... y nuestr@s hij@s se merecen, y las madres y los padres nos merecemos, disfrutar al máximo de #LaMagiaDelContacto

"Derribemos el mito" de que son nuestros bebés los nos necesitan, que es verdad, pero nosotr@s también les necesitamos a ell@s, y en mi caso, no he descubierto aún quién necesita más a quién...


    Por último, te dejo con un vídeo muy interesante en el que nos cuentan que los bebés han Nacido para ser porteados.







    Y antes de terminar con esta esta primera entrada sobre los mitos del porteo, ¿te cuento de qué irá la siguiente de esta serie? También va de esto de acostumbrarse............. 

Próximamente...
A algunos bebés no les gusta ser porteados





Y tú... ¿has escuchado consejos sobre no cogerle en brazos?
¿Qué has hecho en estas situaciones?