jueves, 20 de agosto de 2015

Qué portabebés te recomendamos desde el nacimiento

Imagen extraída de Morguefile
    Y volvemos a tratar un tema de porteo. Esta vez sobre los tipos de portabebés para portear desde el nacimiento, con un bebé recién nacido (nacido a término*) o pequeñito.

    Muchas de nuestras consultas son de parejas aún embarazadas que quieren informarse y saben poco o nada sobre porteo. En muchas ocasiones vienen consultando por una mochila, quizás el portabebés más conocido, aunque poco a poco el fular se hace un hueco (también conocido por "pañuelo", "tela", "pareo", ...)

    Y dado que, como asesora, sé de la importancia de cómo llevamos al bebé recién nacido, empezamos este artículo con las características que debe tener un portabebés que sea adecuado para portear en esta primera etapa:

- AJUSTE ADECUADO A CADA ZONA DE LA ESPALDA DEL BEBÉ, PUNTO POR PUNTO
  No solamente buscamos que sea adecuado al tamaño y constitución del que portea, sino que es muy importante que lo tensemos punto por punto o vértebra a vértebra al cuerpo del bebé.
Así, el portabebés que utilicemos en esta etapa debiera poder ajustarse lo mejor posible al cuerpo de nuestro bebé, recomendando siempre antes aquel en que la tensión sea concreta o por zonas que uno en que el ajuste sea más global.

DEBE ADAPTARSE AL BEBÉ, no al revés, puesto que queremos respetar y mantener la posición fisiológica. Un portabebés adecuado para esta etapa se acomodará al cuerpo del bebé, siendo adaptable, y no modificando su postura natural.


Porteo con bandolera
Porteo con un fular portabebés
tejido o firme
Un portabebés que no se adapta a las curvaturas naturales del cuerpo del bebé no sería recomendable para este periodo.



- BEBÉ PEGADITO AL PORTEADOR, COMO UN VENDAJE
  La tensión justa es la que mantenga al bebé cómodamente pegado a nosotros sin la necesidad de sostenerlo con las manos, es el portabebés el que se encarga de ello mediante la tensión que ejercemos contra nuestro cuerpo.
Además, el movimiento de ambos es conjunto, es decir, el bebé no se balancea dentro del portabebés, simplemente notamos el movimiento de nuestro desplazamiento.


Porteo con fular tejido o firme

- MANTENER LA POSICIÓN RANITA O FISIOLÓGICA
  Esto es, rodillas flexionadas con el culito más bajo que éstas (como una "M" visto desde atrás) y espalda redondeada (como una "C" visto desde el lateral). Para ello la tela debe llegar de corva a corva (hueco bajo las rodillas). 
El portabebés no debe forzar tampoco la apertura de la cadera, manteniendo un ángulo aproximado entre los muslos de 45º.
Imagen de Emeibaby
Esto es importante porque gracias a esta posición fisiológica logramos un óptimo desarrollo de las caderas, manteniéndolas en reposo, sin tensión y no forzando a la columna a sostener peso no adecuado para ella..
Porteando con una mochila Emeibaby


















- SOPORTE PARA LA CABEZA Y CUELLO
  Es importante que el portabebés que escojamos ofrezca soporte a la zona cervical y a la cabeza, dado que los recién nacidos no tienen control de la columna cervical aún y el bamboleo de la cabeza podría ser perjudicial para ellos.


- Y por supuesto, NO ESCOJAS UN PORTABEBÉS CON EL QUE LLEVAR A TU BEBÉ DE CARA AL MUNDO

  Con esta postura, cambiamos todas las premisas en relación a la posición fisiológica y no le damos opción al bebé de retirarse de los estímulos cuando lo necesite.

   Cuando quieras que tu bebé tenga mayor visión (que seguro que no es con un recién nacido ;) ), busca alternativas, como portear a la cadera o a la espalda.



     Como ves, no cualquier portabebés es apto para portear a un recién nacido, por eso habría que diferenciar los portabebés que son de primera etapa** y los que no son aptos para este momento.

   Para ello, te dejamos un listado-guía de los diferentes tipos de portabebés ergonómicos que en mi opinión y según  mi experiencia, podrían ser usados para llevar a un bebé recién nacido. Después te toca probar y tras haberte informado y probado, la decisión es tuya, así que...

...¡Allá vamos!

- FULAR TEJIDO
Este es un portabebés que usado de manera correcta va a respetar de forma óptima la posición fisiológica del bebé. Es la posición que deberíamos buscar siempre que porteamos, se trata de la llamada "posición ranita".
Con los nudos no preanudados ajustamos la tela punto por punto al cuerpo del bebé, ofreciendo el sostén necesario a cada parte del cuerpo de manera individual gracias al tensado ralla a ralla. Así nos aseguramos de mantener la tensión necesaria para que el bebé esté pegado al cuerpo del porteador de forma segura, y tengamos las manos libres.
Hay anudados en que conseguimos de manera impecable la posición ranita, hay otros que no serían tan recomendables desde el nacimiento. Para otro día dejamos los anudados que destacamos para esta primera etapa.
Importante también que con el fular aportamos soporte para la cabeza, ya que los recién nacidos no sostienen aún la columna cervical.
Es un portabebés que nos ofrece mucha versatilidad, dado que podremos realizar variedad de anudados y posiciones (cadera, espalda, delante).


- BANDOLERA
Es similar al fular tejido en cuanto a sus cualidades para el bebé. La posición ranita se consigue de manera también excelente gracias al tensado, el ajuste del portabebés se hace ralla a ralla con un soporte adecuado para cada zona, y también podemos ofrecer soporte para la cabeza. 
La diferencia fundamental es que con la bandolera la carga del peso es a un solo hombro, aunque también reparte por la espalda. Para llevar a un recién nacido es un portabebés adecuado, y a medida que el bebé gana peso, es posible que otros portabebés nos resulten más cómodos o útiles, pero podamos seguir usando la bandolera para paseos no demasiado largos o cuando los niños quieren subir y bajar con frecuencia.
El hecho de que porteemos cargando el peso en estas zonas también la hace ideal para el postparto, puesto que no aumentamos la presión sobre el suelo pélvico debilitado tras embarazo y parto.
Otra de las diferencias con el primero, es que la bandolera es más rápida de colocar y quizás más práctica para algunas personas (todo portabebés requiere de su práctica para saber utilizarlo con soltura, incluso una mochila).

- MOCHILA EMEIBABY
Es una mochila ergonómica que sí podemos recomendar desde el nacimiento, puesto que cumple con las premisas de las que te hablábamos al principio de este artículo.
Porteando con Emeibaby
Nos ofrece ajuste ralla a ralla de la zona de las caderas, no tanto para la zona superior de la columna, aunque sí podemos ajustar esta zona de manera algo gruesa a través del ajuste de los tirantes. Se adapta bastante mejor que otras mochilas a la fisionomía del bebé y también cuenta con soporte para la cabeza.
Porteando con Manduca y adaptador
El bebé se tiene que adaptar a la mochila
Por ello, es una mochila recomendable desde el nacimiento, sobre todo comparándola con otras mochilas, que son mucho más rígidas y no se pueden ajustar al cuerpo del bebé ni ralla a ralla, forzando al bebé a la posición que le ofrece la mochila.

- FULAR ELÁSTICO
Con un fular elástico los anudados que suelen realizarse son preanudados, esa es una de sus ventajas frente a otros portabebés, porque con esta forma de anudar podemos colocar el fular primero y después al bebé, sin tener que sostenerlo a la vez, y además, podemos dejar el nudo hecho y poner y quitar el bebé las veces que necesitemos 
Porteando con fular elástico
...Pero esto también hace que la calidad de la posición en la que llevamos al bebé sea un tanto menor. 
Esto es así porque cuando preanudamos no podemos ajustar la tensión a cada zona de manera individual, sino que lo hacemos de manera general con todo el fular. Su nivel de elasticidad hace que podamos ajustar la tela adaptándola después del anudado al cuerpo del bebé.
También podríamos tensar el fular sin realizar el preanudado, con lo que mejoraríamos el ajuste.





  Deseo que este artículo te haya resultado interesante, si es así, COMPÁRTELO, para poder ayudar a muchas más familias.
Y ya sabes que si necesitas más información o asesoramiento, puedes ponerte en contacto con A-brazos a través de cualquiera de nuestros medios de contacto.




Y tú... ¿piensas portear a tu recién nacido?
¿Sabías cómo hacerlo de manera segura?


* En este artículo nos centramos en bebés nacidos a término

** Con primera etapa nos referimos aproximadamente a los 6 primeros meses del bebé, o hasta que se mantiene sentado