lunes, 28 de septiembre de 2015

#Porteo seguro : Posición ranita o fisiológica

      Voy a contarte cuál es la mejor manera de llevar o portear a tu bebé porque es importante hacerlo bien, con seguridad y respetando la postura natural, el crecimiento y el desarrollo del bebé.

       Podemos hablar de dos modos en esto del porteo, uno es el que nos venden las marcas de puericultura en general, que no se han parado a pensar demasiado en el bebé y sus necesidades, ni en el porteador; y el otro es lo que llamamos porteo ergonómico o porteo fisiológico, que atiende a las necesidades físicas y emocionales del bebé, adecuando el porteo a diferentes situaciones y demandas de bebé y porteador.
          Lo cierto es que son bastante diferentes, para muestra, un botón. Te dejo unas imágenes de mi cachorrita con apenas 8 meses. En la fotografía de la izquierda, con una mochila de una marca de puericultura, que permite poner al bebé de cara al mundo, y en la segunda, con una mochila ergonómica.


Porteando con un portabebés no ergonómico
Porteando con un portabebés ergonómico

Siempre digo que 
NO ES LO MISMO COLGAR A TU BEBÉ QUE LLEVAR A TU BEBÉ.


       Además, te muestro un par de imágenes de porteo en otras partes del mundo, en las que de manera intuitiva, llevan a los bebés en posición fisiológica. 

imagen extraída de Morguefile
Imagen extraída de Morguefile
      








    Por eso hoy vengo a contarte porqué llevar al bebé en esa posición en la que las asesoras de porteo nos empeñamos tanto.

     Buscamos una posición que te sonará de algo si has leído por ahí, se llama POSICIÓN RANITA. Ésta es el resultado de la observación del bebé. 
Observamos la postura que adopta de forma natural, su estructura corporal y la fisiología de su organismo e intentamos reproducir esta posición con el sostén del portabebés sobre su cuerpecito contra el nuestro. 

     En función de la edad del bebé/niño que porteamos, y de la etapa madurativa a nivel psicomotor, la posición ranita va a sufrir variantes, pero básicamente será aquella en que las piernas están flexionadas con las rodillas más altas que el culo y la pelvis está basculada hacia delante (retroversión).
Más técnicamente, las piernas están en abducción (apertura de piernas rodeando el cuerpo del porteador) y en flexión (de la articulación de la cadera, rodillas más altas que el culito).

Con esto conseguimos lo siguiente: 

- Articulación de la cadera perfectamente acoplada en el acetábulo de la pelvis (hueco de la articulación): los huesos de los bebés son cartilaginosos, aún deben osificarse, y con esta postura ayudamos a que la articulación de la cadera madure correctamente

- El menor grado de tensión en ligamentos y musculatura de las caderas: puesto que la articulación está así en reposo, esto hace que esta sea la postura más cómoda

- Espalda redondeada: la columna aún no puede soportar el peso de su cuerpo y tiene una curvatura natural hacia delante, como una "C". El hecho de que la pelvis y la cadera estén dispuestas de la manera en que describíamos antes hace que la espalda se redondee naturalmente, sin forzar. Esto ayuda a que el bebé se quede cómodamente reposando la cabeza sobre el cuerpo del porteador mientras es pequeño y después cuando lo necesite.

- El peso del bebé es sostenido sobre el culito y muslos del bebé, no hay presión sobre periné o genitales de esta manera: además de que el portabebés se ajusta al cuerpo del bebé colaborando también en el soporte del peso a través de la tensión.

- Mantenemos la columna alineada: viendo al bebé por detrás su columna debe mantenerse alineada, sin presentar ninguna curvatura, para conservar la simetría del cuerpo y no forzar su columna.


      Esta es la postura fisiológica para el bebé, de hecho, si observamos bien, ¿por qué los bebés recién nacidos se colocan siempre como una ranita? ¿Por qué su tensión muscular es justo así? 



Están preparados para ser llevados, eso les asegura la supervivencia, es su instinto el que les lleva a adoptar determinado comportamiento en este sentido. Y por ello, su cuerpo está preparado para eso. 
Somos mamíferos llevadores, y esa abertura de las piernas es justo la que necesitarían para ser llevados en nuestra cadera, su lugar natural biológicamente hablando. Esa tensión de sus músculos para adoptar la flexión de las caderas es también innata para mantenerse "agarrados", lo que sus genes les dictan.
Nuestros bebés están preparados para SER LLEVADOS.



       Y como parece lógico, no se puede llevar a un bebé en esta posición mirando hacia fuera. Simplemente porque sería imposible mantener estas premisas en relación a sus caderas y columna. 

    Cuando ponemos al bebé de cara al mundo, su espalda ya no quedará redondeada, sino que quedará en hiperextensión, lo que no es muy favorable para su columna aún no fortalecida (recordemos que un recién nacido ni siquiera sostiene la columna cervical, no controla su cabeza). 
Tampoco podremos mantener la flexión y abducción de las caderas a no ser que nos inventemos un aparato para ello, lo que no sería del todo cómodo para el que portea, por tanto, el bebé irá con las piernas colgando literalmente y con su peso cargando en genitales y periné. 
Y por supuesto, el bebé puede recibir demasiados estímulos porque sencillamente, no puede retirarse cuando lo necesita. 
Por último, de cara al mundo el bebé no tiene soporte para la cabeza si se queda dormido por ejemplo.

     Por eso no está recomendado portear de cara al mundo, sino siempre el bebé mirando hacia el porteador y en POSICIÓN RANITA, ya sea porteando delante, a la cadera o a la espalda.
Y debes saber también que, manteniendo esta postura, no hay límite de tiempo diario para portearle, así que podréis disfrutar del contacto todo el tiempo que deseéis :)



     Busca un buen asesoramiento antes de decantarte por un portabebés, no te dejes llevar por el consumo del mundo bebé sin información. Ya sabes que aquí estamos para ayudarte.


Y tú... ¿conocías la mejor manera de llevar a tu bebé? ¿La vas a poner en práctica?