lunes, 23 de junio de 2014

El masaje infantil, con Emma Carrasco

Hoy os traemos de nuevo una entrevista. :)
Esta vez se nos ha ocurrido preguntarle algunas cosillas sobre Masaje Infantil a nuestra experta particular, que es educadora titulada por AEMI (Asociación Española de Masaje Infantil) y además madre de tres preciosos niños!! 


Ella es Emma Carrasco, podéis encontrarla en Facebook en su página Caricias para toda la Vida, en la que publica cositas interesantes sobre el masaje, contacto, crianza... y además podréis estar al tanto de todas las actividades que ella misma nos ofrece.






Queremos dar a conocer más cositas sobre la experiencia del masaje para los bebés, y los papás y mamás, ¿os apetece? ¡Allá vamos!




<<           

               Hola Emma! ¿Qué tal?
               Además de madre de tres pequeñuel@s, eres educadora de masaje infantil de la Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI) ¿cierto? ¿Cómo y cuándo surgió el hacer esta formación?


En 2007 nació mi primera hija, cuando apenas tenía tres meses acudí a un taller de MASAJE INFANTIL que realizaba Rocío Delgado (educadora de la Asociación Española de Masaje Infantil). 
Desde el primer momento la sensación de sentirme comprendida y arropada por las otras mamás que compartían el mismo momento en la vida que yo, hizo que acudiese a cada sesión de dicho taller con ganas de pasar el día entero allí. 

Además, descubría rápidamente lo maravilloso que resultaba dar masaje a mi pequeña, ver como ella relajaba su cuerpecito, me miraba ensimismada, me sonreía... El masaje en casa era sin dudarlo un momento inigualable, ni amamantar me reportaba tanto placer. 
Así que, después de meses haciendo masaje a mi hija cada día, e ir viendo en nuestras propias pieles los innumerables beneficios que ofrece el masaje infantil me "obligaron" a llevar esta herramienta a todas las familias que deseasen acercarse a ella.  


               ¿Y desde entonces? ¿Te dedicas a ello?

Pues en 2009 terminé mi formación como educadora en AEMI en Barcelona y comencé a transmitir a otras familias lo que para mí es imprescindible en los cuidados básicos de un bebé.



               Desde tu formación, cuéntanos ¿qué importancia tiene el sentido del tacto para el bebé?


Para un ser que ha pasado nueve meses abrazado por el útero de su madre y masajeado su piel desnuda con cada movimiento durante todo ese tiempo, el sentido del tacto es el más desarrollado en él. Con lo cual, para que la adaptación a esta nueva vida sea lo más satisfactoria posible, es indispensable ofrecerle al bebé las caricias y los masajes que ya conoce.


               ¿Y cuáles son los beneficios tiene para el bebé el masajearlo?


El bebé, en primer lugar dispone de su mamá o papá al 100% durante los minutos que dura el masaje. Esto, en nuestra sociedad, a veces resulta muy complicado de conseguir, y en ese momento lo logramos, estamos disponibles completamente para ellos. 
Además, la conexión que surge entre quién da el masaje y el bebé puede ayudarles a conocerse de un modo más efectivo, fortaleciendo así la seguridad de ambos en el otro, y también el enamoramiento.
Los beneficios físicos son innumerables. El bebé al nacer (ya sea a término o prematuro) aún necesita madurar todos sus sistemas (digestivo, respiratorio, endocrino, circulatorio), y el masaje en este sentido es un gran aliado, ya que acelera este proceso madurativo. 
Los beneficios más deseados siempre por las familias son el alivio de las molestias abdominales como los gases o el estreñimiento, la disminución de los periodos de llanto de los bebés más sensibles, el alivio de las enfermedades respiratorias como resfriados, bronquiolitis, asma..., o que el sueño sea más profundo y prolongado en el tiempo.
Y a más largo plazo, no hay que olvidar entre otros muchos beneficios, que el masaje ayuda a que sean niños más sanos físicamente evitando enfermedades ya que aumenta su nivel de defensas, ayuda también a que su capacidad intelectual sea más elevada, hace que sean niños más calmados y amororos, y con mayor seguridad en si mismos.


                ¿Y puede tener, además, beneficios para los padres?


Pues sí, el masaje infantil aporta a quién lo da tantos beneficios como al bebé.
En primer lugar, mediante el masaje nuestra escucha es mucho más efectiva, lo que nos permite conocer mejor las necesidades de nuestro hijo, y de este modo podemos anticiparnos a ellas con lo que podemos evitar pequeños momentos de estrés. Y ello, como no, nos hará sentirnos padres más seguros y capacitados.  
Además, en nuestro cuerpo se ponen en funcionamiento una serie de hormonas que ayudan a evitar la "depresión postparto" en las mamás, nos hacen sentirnos más felices y elevan nuestro nivel de defensas evitando también que enfermemos. 


                 Algunos papás y mamás se sienten o nos sentimos inseguros con los recién nacidos, por cómo cogerlos o tocarlos... Nos pasa en muchas ocasiones con el porteo, las primeras veces que las mamás o papás se ponen a su bebé hay mucho miedo a poder hacerles daño... Y con el masaje algunas familias nos preguntan en este sentido, ¿desde cuándo se puede empezar a masajearlos?


La hija mayor de Emma siendo masajeada por su mamá
El bebé intrauterino, como dijimos antes, ya es masajeado constantemente con cada movimiento, tanto con los suyos, como con los de la mamá. Por lo que no hay que tener miedo a masajear a un recién nacido, simplemente hay que tener en cuenta que su capacidad para recibir estímulos es muy baja, por lo que el masaje será distinto que el que le daremos con 3 meses, con 10 meses o con 6 años. 
El contacto piel con piel es la herramienta más beneficiosa para nuestro bebé, por lo que es perfecto que se la ofrezcamos en todo momento. 


                ¿Es importante la técnica que utilicemos para el masaje? ¿O simplemente con tocarlos o acariciarlos ya tenemos esa parte positiva?


Hay diferentes formas de masajear. Existe el masaje sutil, por ejemplo, que es la manera en que llamamos a las caricias, los besos, los abrazos, el porteo... No deja de ser beneficioso para ambos, y sin duda son cosas indispensables para el correcto desarrollo de nuestro bebé.
Pero en los talleres de masaje ofrecemos a las familias movimientos adaptados que provienen del masaje hindú, del masaje sueco, de la reflexología y del yoga. A este tipo de masaje lo llamamos masaje directo. Y entre estos movimientos encontramos algunos con una finalidad concreta de aliviar alguna enfermedad o molestia, como la fiebre, los mocos o los dolores típicos de la dentición. 
En el masaje  directo la concentración y la desconexión del resto de cosas que nos rodean fortalece y fortalece cada uno de sus beneficios.


                Realizas talleres para padres y madres de Masaje para bebés, ¿qué aprenderán en estos talleres? ¿Qué es lo que se llevan las familias, a nivel de conocimientos, experiencia, etc.?


En las sesiones las familias podrán ver todos los movimientos del masaje infantil y ponerlos en práctica. De esta manera, cuando lleguen a la última sesión, tendrán en sus manos una herramienta perfeccionada que les facilitará la crianza de sus hijos. 


El sentirse integrado en un grupo en el que todos están pasando por las mismas vivencias es algo que también se llevan las familias, algunas veces son familias con su primer hijo, y otras están repitiendo con su segundo o tercer hijo. La pertenencia al grupo ayuda a compartir dudas, miedos y experiencias positivas del mundo del bebé. 
En las sesiones, además del masaje, realizamos coloquios sobre el llanto, el sueño, la lactancia, la incorporación al trabajo... Suele ser muy enriquecedor. 




                Y por último, una más personal, ¿qué significa el masaje para ti? ¿Qué ha aportado en la crianza de tus hij@s?


Para mí, hablar del masaje infantil es hablar de la HERRAMIENTA PERFECTA para criar a nuestr@s hij@s. 
Después de 6 años y tres hijos, sigo practicando masaje de forma habitual en casa. Mis hij@s, incluso la más pequeña de tan solo 1 año, se dan masaje entre ellos, a las muñecas, e incluso yo recibo de sus manitas de forma espontánea los placeres del masaje.
Si pregunto "¿A alguien le apetece un masajito?" se tiran en la alfombra mezclando sus piernas y acabo masajeando a tod@s a la vez.

Emma masajeando a su hija Inés, cuando tenía 3 años

En casa el masaje a veces es un divertido juego que nos hace reír a carcajadas, a veces es algo tranquilo y relajante, y otras es nuestro "masaje ambulancia" (así lo llamamos cuando lo usamos para aliviar el llanto de una caída o para aliviar alguna enfermedad) :)




Muchas gracias por tus respuestas sabias Emma, seguiremos disfrutando de tus talleres :) >>




Ya sabéis muchas y muchos que en A-brazos tenemos talleres habituales con Emma Carrasco, entre ellos, contamos con el taller de Masaje Infantil para bebés desde 0 meses a 1 año. 
En breve pone en marcha el último antes del otoño, empiezan el sábado 28 de Junio y serán 5 sesiones consecutivas en horario de mañanas. Si quieres saber más o reservar tu plaza, aún estás a tiempo. Contáctanos a través de nuestro mail info@a-brazos.com