martes, 20 de febrero de 2018

Porteo fisiológico, también para la reciente mamá



    Empiezo contándote que este es un post destinado a las madres, pues son las que han de tener especial cuidado con cómo portean en el postparto.

    Ya hace un tiempo que indago un poco más allá de lo que hasta ahora sabía, es uno de los motivos de que me formara en una nueva escuela de porteo, tratar de encontrar respuestas a mis preguntas.

    Siento que el porteo ha de ser cómodo, respetuoso y útil. Que hemos de mantener al bebé en la mejor postura en función de su etapa de desarrollo, pero hay algo de lo que solemos olvidarnos las madres, y es algo muy habitual en todas las historias: nos olvidamos de nosotras.

    Queremos lo mejor para el bebé, queremos seguir con nuestro día a día en nuestro hogar, manteniendo la casa limpia o llevando a hijos mayores al cole, y por supuesto, queremos poder hacer esto combinándolo con una crianza amorosa y con tacto, escuchando las necesidades de nuestro recién nacido.
    Por ello buscamos portabebés, porque son prácticos, porque me dan manos libres de nuevo, porque me permiten seguir con la rutina... y todas esas cosas que ya sabes porque las has leído en mil sitios.


¿Y qué pasa cuándo ha nacido el bebé y yo... yo estoy recién parida?


Quiero cuidar de mi bebé y a la vez tener los beneficios de las manos libres.
Quiero hacer todas esas cosas que he leído que se puede hacer porteando.
Quiero eso que me han dicho que es lo mejor.

Y claro que es mejor, pero ¿es ahora el momento?

   El embarazo y parto traen consigo importantes cambios en el cuerpo, cambios que no se restablecen de la noche a la mañana. El día del parto no volvemos a ser las que éramos sin más.
Y supone, además de cambios por fuera, cambios por dentro.



    El cuerpo debe adaptarse al peso extra, al volumen que ocupa el bebé en el vientre, debe prepararse para acompañar al bebé en el parto, y finalmente abrirse para dejar paso a su nacimiento.
Y es importante que seamos conscientes de estos hechos y más aún de cómo cuidarnos para mantener nuestra salud.



    Sin hablar aún de portear, enumeremos algunas de las cosas que ocurren en el organismo en embarazo y parto:

- Cambios en el centro de gravedad por la nueva distribución del peso
- Recolocación de los órganos internos
- Cambios en el suelo pélvico, que ha de sostener mucho más peso del que es habitual, además de que debe distenderse y relajarse para permitir el paso del bebé a través del canal del parto
- Cambios en la musculatura de la faja abdominal por el aumento de volumen
- Ligamentos distendidos por causa hormonal

    Además, el parto va a afectar a la recuperación de manera distinta en función de cómo se de. Es decir, no será lo mismo si el parto es fisiológico que si el nacimiento es intervenido o se da con cesárea.

    Por todo esto, hay que estar atenta a la recuperación y cuidar el cuerpo en este momento delicado en el que necesita ser tratado con mimo para no perjudicarlo y evitar posibles consecuencias negativas en la salud.


    Pero... ¿qué más ocurre en el postparto?

    Tenemos un bebé que requiere ser cuidado desde el contacto, como ya te he contado en muchas ocasiones. Su necesidad de contacto es básica, y para satisfacerla, debemos tenerle cerca, en brazos.
    Y como vivimos lejos de "la tribu", en muchas ocasiones sin ayuda de nadie más, solo papá y mamá... y por desgracia la mamá suele quedarse sola tras pocas semanas de nacido el bebé... es ella quien tiene que seguir haciendo todo lo demás a la vez que cuida del bebé. Cuando quizás lo natural sería descansar junto al bebé unas semanas en las que ella aún está en pleno proceso de recuperación y reestabilización.

    Pretendo con este post descubrirte esta realidad que tendríamos que tener muy en cuenta a la hora de iniciarnos en el porteo, sobre todo de forma temprana.
    Porque claro que se puede portear en el postparto, pero hemos de poner atención para encontrar la mejor manera de hacerlo para nuestro caso particular. Y desde ya te digo que la mejor manera incluiría una visita a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, para que valore tu estado físico tras el nacimiento del bebé y así escojas con la información en la mano la opción de porteo más adecuada a ti y tus circunstancias personales.

    En general, yo te recomendaría optar por porteo no hiperpresivo® (un poco más abajo te cuento sobre este término), esté como esté tu suelo pélvico, al menos las primeras semanas. Así vas a cuidar a tu cuerpo en este momento especialmente delicado.
Sobre todo, estar atenta en este sentido si el parto ha sido intervenido o una cesárea. Escuchar a tu cuerpo es importante, pero es cierto que hoy en día... quizás no estamos demasiado acostumbrados, así que hay que andar con ojo con esta recomendación.


    Si tenemos mucha conciencia corporal, si en nuestro día a día previo hacíamos un trabajo con el cuerpo, puede que seamos capaces de sentir y escuchar más profundamente.

    Si no es así, no pasa nada, simplemente toma esta recomendación:
Ofrécele contacto a tu bebé de todas las maneras que se te ocurran. La lactancia, el colecho, el masaje, ... y portea de a poquito, de forma gradual, y sobre todo siendo consciente de que debemos proteger nuestro cuerpo distinto tras el parto.

    No quiero decir con esto que no debamos portear en el postparto, por supuesto que podemos. El porteo es una solución práctica, natural y maravillosa para este momento, solo que hay que ser consciente del momento que vivimos las madres para poder cuidarnos a la vez que porteamos.

    Y dirás... "pero si el porteo es tan antiguo como la humanidad, ¿por qué ahora hay que mirar tanto cómo está nuestro cuerpo para poder portear?"

Y yo te respondo en base a mi intuición y formación:

    Las mujeres de antes no eran sedentarias, estaban mucho más en forma que en la actualidad, se movían más y no pasaban tantas horas sentadas. Esta posición no hace "trabajar" de manera natural a la musculatura del suelo pélvico.
    Además, de manera instintiva, eran respetuosas con su cuerpo en relación a llevar a sus bebés, ya que el porteo tradicional ha sido básicamente a la cadera y quizás a la espalda. La forma que tenían de cargar el peso del bebé sobre el cuerpo era lo más respetuosa posible con la situación del postparto.
    A pesar de que probablemente ellas porteaban más que nosotras, a nosotras nos puede suponer muchos más problemas, por nuestro estado físico de base y por la manera que tenemos de cargar el peso.
    Hay otro punto importante, y es que portear era algo habitual para las mujeres desde la antigüedad, algo que simplemente era una forma de vida. Era una práctica que habían usado con sus hermanos, primos, vecinos... y que habían visto hacer desde bien pequeñas, y que ellas habían hecho desde bien pequeñas, portear a los otros niños. No se sentían inseguras cuando llegaba el bebé, no necesitaban una asesora. Ellas simplemente hacían lo que ya habían aprendido hacía tiempo.
    Hoy el porteo es algo desconocido hasta que nos enfrentamos a la maternidad por primera vez. Y si tenemos las ganas de probar, hemos de aprender de cero una forma de hacer que nunca antes hemos visto, o que hemos visto casi de refilón.

    Y como soluciones prácticas, quiero hablarte de un término que es interesantísimo conocer.
    Con el crecimiento del sector del porteo, y el conocimiento que han ido adquiriendo muchas de las formadoras de asesoras y las propias asesoras de porteo, hemos empezado a preocuparnos por respetar también la fisiología del adulto más allá de cuidar nuestra espalda frente a la carga del peso.
    Hoy las formaciones de porteo más al día tratan temas como el que hoy quiero traerte hasta aquí para reflexionar, el porteo no hiperpresivoⓇ*.

    Es una marca registrada de Nohemí Hervada, que acuñó por primera vez interesándose por lo que ocurría en el cuerpo del adulto al cargar el peso del bebé con la ayuda de un portabebés.


    Porque no es verdad que el porteo no tenga repercusión sobre nuestro cuerpo. Sería inverosímil planteárselo.


    Como antes te comentaba, tenemos que ser conscientes de cómo el porteo podría perjudicar a la faja abdominal y al suelo pélvico, estructuras que necesitamos tener en buen estado para no sufrir las consecuencias a medio y largo plazo.

    Para ello, hay formas de portear o portabebés que son más respetuosos en este sentido.
    Lo ideal, que busques portabebés que no den vuelta alrededor de tu cintura, como podría ser una bandolera o un fular con determinados anudados. Y si puedes portear a la cadera, mejor que delante o a la espalda, puesto que la carga del peso se da sobre otras estructuras óseas.
    
    Si necesitas más información en este aspecto, recuerda que puedes consultar por nuestras asesorías de porteo.






Y tú... ¿has tenido en cuenta tu recuperación para portear?
¿Estás buscando una opción respetuosa con tu cuerpo?


*Porteo no hiperpresivoⓇ es una marca registrada de Nohemí Hervada.


viernes, 16 de febrero de 2018

Uso básico de la emeibaby delante


    Hoy te traigo un nuevo tutorial de porteo.
En esta ocasión te muestro cómo usar la mochila emeibaby delante, con su colocación y ajuste básico, y con algunos truquitos que van a mejorar tu comodidad.

    Si quieres profundizar un poco más en esos trucos, puedes pasar a ver en la comunidad de facebook, A-Brazos en Tribu, donde hay ya varios vídeos colgados sobre esta marca de mochila.
Poco a poco los iré colgando también en YouTube ;)

    Así que allá voy a contarte cosas sobre esta mochila en concreto, pero si quieres conocer un poquito más otros tipos de portabebés, puedes pasar por este post.

    La emeibaby es una mochila evolutiva. ¿Esto qué significa? Que se adapta al bebé desde recién nacido, y va creciendo con él.
De hecho, no se adapta mediante tallas, como lo hacen otras mochilas, sino que realmente se ajusta como un fular o bandolera, preparando la bolsita exacta para el bebé y tensando para mantener así una correcta posición de ranita en cada etapa de desarrollo.

    Los ajustes de tirantes y cinturón son similares al resto de mochilas ergonómicas del mercado, con lo que para el adulto será similar. Lo que la diferencia del resto es el panel donde sentamos al bebé.
Se trata de una tela de fular rígido que pasa a través de un par de anillas a cada lado, la tensión se ajusta a través de las anillas, como habrás podido adivinar, así que da soporte efectivo punto por punto. En el vídeo te explico mejor su funcionalidad.

    Se puede usar desde el nacimiento, como te dije, y hasta aproximadamente los 3 años.

    Al ser mochila suele parecernos una solución práctica, aunque es cierto que frente a otras marcas del mercado, necesita un buen aprendizaje de uso. Siempre te recomiendo comprarla donde te puedan asesorar bien.

    ¡Ah! Puedes portear con ella delante y a la espalda, y también es útil para amamantar sin sacar al bebé, pero eso llegará en otro vídeo ;)

    Espero que el tutorial te parezca interesante y ya sabes, si necesitas más ayuda, #PonUnaAsesoraDePorteoEnTuVida ...






    Ya sabes que el canal de YouTube es uno de los recursos gratuitos que te ofrecemos para aprender a portear bien. Si quieres ayudarnos a seguir ofreciéndote contenido de calidad, no dudes en suscribirte al canal. Así recibirás siempre la información de primera mano, y me ayudas a seguir creciendo junto a ti.


miércoles, 14 de febrero de 2018

Bandolera a la cadera


    ¡Hola familias!

    Este año va a ser fructífero, lo sé, y esta vez a todos los niveles.
Por eso este 2018 tengo muchos planes, porque quiero trabajar duro para ti, para ayudarte más y mejor, para realmente ofrecerte todo aquello que como asesora de porteo tengo para ti.

    Una de mis nuevas líneas de trabajo es el (re)lanzamiento del canal de YouTube de A-Brazos.
Quiero atreverme a ofrecerte más porque quiero seguir aprendiendo, y que tú aprendas conmigo.
Con ese objetivo en mente, llevo semanas grabando, desde que comenzó el año. Probando y editando, sintiéndome cada vez más segura ante la cámara =)
Y aunque soy muy perfeccionista y siempre quiero que todo esté requetebien cuando lo lanzo, esta vez he tomado una determinación distinta.
Esta vez voy a seguir eso que en tantas formaciones he oído ya...

<<Mejor hecho que perfecto>>

    Así que hace ya dos semanas que relancé el canal empezando a subir un vídeo semanal. Cada viernes tienes nueva entrega, así que si quieres estar al tanto de todo, suscríbete al canal, que además con ello vas a ayudarme a seguir adelante con esta aventura de año que me espera ;)

    Y ahora se trata de seguir mejorando, no estancarse y ofrecer siempre lo mejor que tienes.

    El primero, como te decía en el título del post, es un tutorial de la colocación básica a la cadera de la bandolera de anillas.
Te cuento un poco más sobre la bandolera si acaso es un portabebés que no conoces o que te planteas usar.

    La bandolera es un portabebés que se puede utilizar desde el nacimiento, puesto que se adapta perfectamente a la posición fisiológica del bebé en este momento, y se ajusta ofreciendo soporte a toda su columna.

    Para el porteador es confortable con bebé pequeño, incluso para portear de forma intensiva. En bebés más mayores y pesados podemos seguir usándola, pero probablemente para un porteo más ocasional. Esto es debido a que carga el peso de forma asimétrica sobre el cuerpo, con lo que lo ideal es que vayamos cambiando el hombro de las anillas.

    Es un portabebés que ofrece una clara ventaja para las madres en el postparto. Cuando porteamos con ella cuidamos el suelo pélvico que está debilitado tras el embarazo y nacimiento del bebé. Esto es porque con ella estamos practicando un porteo no hiperpresivo*.

    Te enseño en el tutorial a portear con ella a la cadera y con bebé en posición erguida, porque es su uso más habitual. Pero podemos usarla en más posiciones, ya las iremos viendo en el canal.
Quiero matizar que a la cadera con bebés pequeños no es exactamente ahí, porque el bebé quedaría bajo la axila, sino que colocamos al bebé al lateral de nuestro tronco, para evitar forzar la posición de sus caderas. Lo verás mejor en el vídeo, y si tienes dudas, cuéntame.

    Siempre suelo decir que la bandolera es muy intuitiva, eso sí, debemos comprender las bases del tensado y la posición del bebé para usarla de manera eficaz. Pero una vez entendidos estos puntos, es sencilla de utilizar y de ajustar.

   Su colocación mejora aprendiendo algunos trucos básicos, para ello te traeré también al canal cada uno de esos trucos de forma más específica, para que puedan serte útiles una vez los pongas en práctica con la ayuda de los tutoriales.

    Con el vídeo de hoy también pretendo ayudar a aquellas familias que no terminan de hacerse con la bandolera, porque es cierto que si nos faltan estos pequeños truquillos, puede que se nos haga cuesta arriba usarla. Te lo digo por experiencia propia... jeje

    Y te recuerdo que en caso de que necesites mi ayuda personalizada, estoy disponible para concertar una cita para una asesoría, ya sea física u online ;)
Puedes ponerte en contacto conmigo a través de los medios habituales o comentando en este mismo post.

    Y sin más, te dejo con el primer vídeo tutorial de A-Brazos, espero que te sea útil y que mejores con él el uso de tu portabebés.




*Porteo no hiprepresivo es una marca registrada de Nohemí Hervada.

viernes, 27 de octubre de 2017

Los mitos del porteo: ¿Y SI NO LE GUSTA QUE LE PORTEEMOS?


    Hoy seguimos con esa serie de posts que se nos ocurrió escribir hace un tiempo. En el primero que escribimos, Acostumbrarse a los brazos, te contábamos que los bebés no se acostumbran a estar en brazos, es decir, que ya vienen dispuestos a ellos, es su naturaleza. Necesitan estar en brazos para desarrollarse de manera óptima.

    En el artículo de hoy, queremos centrarnos en otra de las dudas más frecuentes, ¿le gustará al bebé ser porteado?

    Hoy quiero que resolvamos esta duda para que nos deshagamos de otro de los mitos que puede hacer que perdamos el interés por el porteo y no le ofrezcamos al bebé todo el contacto que necesita.

    Recordarte que estamos hablando de mitos, ideas preconcebidas que a veces nos hacen decantar la balanza hacia un lado sin siquiera tener la seguridad de que sean afirmaciones basadas en alguna evidencia. Así que quédate a leer si quieres información veraz y contrastada.

    Voy a explicarte algunas ideas en relación a este tema, y además, quiero regalarte algunos tips para ayudarte portear si sentís que a vuestro bebé no le gusta ;)

Empezamos con algo que quizás te sorprenda que te diga...

    Los bebés no esperan ser llevados en portabebés



Y eso es algo evidente, porque ellos no saben qué es eso XP

    Es cierto que el contacto es nuestra estrategia de supervivencia como especie, y por eso los bebés nos piden estar en brazos, ni más, ni menos. Y ofrecérselo es ofrecerles, por encima de todo, seguridad.

    ¿Y qué pasa cuando en vez de los brazos sin más, sus padres les quieren llevar de otra manera?
Pareciera que no debería haber diferencias, porque total, están en brazos. Pero las hay...


¿Sabes cuál suele ser la diferencia más importante entre llevarles en brazos o llevarles en un portabebés?
Como te sientes tú

    Por lo general, la primera vez que ajustamos el portabebés, nos sentimos inseguros y nos falta práctica, sobre todo cuando es el primer hijo.
Es como cuando empiezas a conducir, por ejemplo. No es algo que sepas hacer el primer día... a no ser que te hayas criado en un lugar donde los niños cogen coches desde pequeños, ¿verdad? Esto no suele ser habitual, de hecho, no es legal en nuestro país jeje, pero para el símil me sirve.
En nuestra cultura no estamos acostumbrados a ver cómo son porteados los bebés, ni a portear a bebés desde niños. Con lo que cuando llegamos a la crianza, no tenemos ni idea de porteo ni de cómo hacerlo, aunque podamos intuir que lo necesitamos.
Y esto, queramos o no, son emociones que trasladamos al bebé.



Por eso, sé que es muy muy raro que a un bebé no le guste ser porteado, es mucho más posible que ese bebé se queje y esté inquieto porque está inseguro.


    Así, las primeras veces pueden no ser lo que esperábamos.
Quizás nuestras expectativas están distorsionadas y esperamos que el porteo sea el milagro instantáneo para sentirnos bien. Disfrutar de La Magia del Contacto requiere de algo de tiempo, constancia y confianza.
Por tanto, es importante que te enfrentes a ese primer momento con la mente abierta y la seguridad de que si tú estás bien, tu bebé estará bien.

    Tanto si tu bebé es recién nacido, como si es más mayorcito, hay puntos importantes que has de tener en cuenta cuando empiezas a portear. Queremos ayudarte con estas primeras veces, así que te vamos a contar los truquillos que usamos en la tienda y los que nos han funcionado en casa, para que llegues a ese punto en el que el porteo pasa a ser parte imprescindible de la crianza de tu bebé, y te pone las cosas fáciles ;)


Atentos todos, que allá van nuestros
TIPS PARA INICIARTE CON ESTO DEL PORTEO:


- ADULTO TRANQUILO Y CONFIADO

Como te hemos dicho, creemos que es una de las cosas más importantes. Cuanto más seguro se siente el adulto, más tranquilo se sentirá el bebé, ya que toman como referencia las reacciones y emociones de los adultos para saber cómo enfrentarse a todas las cosas nuevas que están viviendo.
Si necesitamos ayuda para infundirnos confianza las primeras veces, no está de más acudir a una asesora de porteo.


- BEBÉ TRANQUILO Y CON LAS NECESIDADES BÁSICAS CUBIERTAS

No debemos "estresar" a un bebé que ya no se encuentra en su mejor momento con algo nuevo.
Si el bebé tiene hambre, sueño o hay que cambiarle el pañal, mejor ocuparnos primero de estas cosas, para después probar con aquello que aún no dominamos y que por tanto puede causar un momento de mayor estrés para el bebé.


- PORTABEBÉS ADECUADO Y BIEN COLOCADO

Tenemos que tener claro que estamos usando el portabebés adecuado, que sea ergonómico y que sea el idóneo para el momento de desarrollo del bebé. También hemos de asegurarnos de que lo hemos colocado correctamente, sin molestarle o dañarle.
Una buena asesora de porteo puede ayudarte con eso también si lo necesitas para estar segura.


- MOVIMIENTOS MIENTRAS COLOCAMOS AL BEBÉ

Lo ideal es desplazarnos con movimientos amplios, que son más naturales, caminando. No olvidemos que nuestros bebés son los sucesores de los cazadores-recolectores, y su genética e instinto están activados para seguir siéndolo, al menos hasta que empiecen a desarrollar otras capacidades cerebrales superiores. Ésto hace que se sientan seguros cuando caminamos o paseamos. ¿Por qué creías que tu bebé se calma cuando paseas con él en brazos?


- PONER Y SALIR

Cuando ponemos el portabebés un buen truco es dejar de pensar en él una vez hemos ajustado y confirmado que seguimos las normas del Porteo Seguro.
Si nosotros "cambiamos el chip", el bebé, generalmente, también.
Salir a la calle suele funcionar con casi el 100% de los bebés, así que ¡a pasear!


- TEN PACIENCIA, NO LO DEJES AL PRIMER QUEJIDO

Hay bebés más sensibles que otros, algunos se quejan en cuanto sienten un poco de inseguridad...
Si el bebé llora, no dejes el portabebés a la primera, asegúrate de que nada le está dañando, que el portabebés está bien colocado y lleva a la práctica los trucos que te dimos antes. Es importante que el bebé sienta el portabebés como un lugar seguro en el que se puede relajar y calmar.

Si después de todo esto y tras unos minutos no ha pasado el llanto, déjalo y vuelve a probar cuando esté más tranquilo. Quizás no era su momento aunque no sepas ver porqué ahora.


Y..........................

- RESPIRAAAAAAAAA

Es importante que el porteo sea una herramienta que te ayude en la crianza, si ponértelo es un momento de estrés cada vez, respira y suelta toda esa tensión, porque portear es fácil, pero hemos de estar seguros y sobre todo, tranquilos.
Conciénciate, tú tienes la clave para conseguirlo, CONSTANCIA, PACIENCIA, SEGURIDAD y AMOR, el porteo es maravilloso aunque al principio pueda costar un poquito.


Y si a pesar de todos estos trucos que te damos, no consigues hacerte con el portabebés y tu bebé... acude a una asesora de porteo que te ayude, no dejes de disfrutar de #LaMagiaDelContacto ;)



Y tú... ¿qué trucos has usado para empezar a portear?
¿Tu bebé se sintió seguro desde el principio?




viernes, 13 de octubre de 2017

POR QUÉ PORTEAR


    Este post es para aquellos que necesitan argumentos en favor del porteo y del contacto en la crianza.

Ya sea porque quieras asegurarte de que escoges la mejor opción para tu bebé, ya sea porque quieres tener la evidencia en la mano para responder a todos esos "opinólogos" que nos salen a las madres de debajo de las piedras, jeje


    Te traigo un poco de evidencia, y también las razones que en mi opinión hacen del porteo una herramienta tan útil y única en la crianza.


    Quiero primero aclarar una cosita. Nuestros bebés no se pueden desplazar por sí mismos hasta muchos meses tras su nacimiento, y lo que la naturaleza tiene previsto para nosotros es que acarreemos al bebé, que le llevemos en brazos. Entonces, aunque vayamos a hablar de ventajas o beneficios, más que eso, es que la crianza que nos viene de serie es la crianza en brazos. 
Privar al bebé del contacto que necesita es lo que podría tener perjuicios.

    
    Y ya sin más preámbulos, ya tienes aquí el listado de "beneficios" del contacto, y por lo tanto, de llevar al bebé cerca.


BENEFICIOS PARA EL BEBÉ


El cuerpo de la madre es sin lugar a dudas, su hábitat natural (en su defecto, el de otro cuidador que se convierta en una figura de apego)

Es evidente que el regazo de mamá es el mejor lugar para un bebé que ha pasado 9 meses en el vientre materno. Allí tiene todo lo que necesita. Tiene el olor de mamá, su calor, la contención de sus brazos y el alimento diseñado exclusivamente para él. Tiene los cuidados que necesita y es capaz de poner en marcha las estrategias que trae de serie para poder desarrollarse. 
Y decía que es evidente porque hace años que hay evidencia científica al respecto del piel con piel y del contacto, por ejemplo, puedes leer a Nils Bergman*





- La seguridad es estar en brazos

Solo en este lugar donde el bebé siente la oportunidad de sobrevivir. Cuando el bebé nos pide brazos tiene su sentido evolutivo, pues a lo largo de la historia de la humanidad, los bebés que lloraron instantáneamente cuando su madre les dejó en algún lugar, sobrevivieron. De los que no lloraron se encargó la selección natural, por eso han llegado hasta nuestros días los genes de los bebés que pedían brazos, y por eso siguen pidiéndolos, porque la genética les dice que esa es la mejor manera de actuar.




- La transición al mundo fuera del vientre de mamá es más sencilla

Si lo piensas, hay un cambio enorme entre dentro y fuera. Ruidos, luz, frío o calor, hambre, empezar a respirar... El porteo puede ser una manera de ofrecerle un espacio más contenido, tranquilo y cerca de lo que ya conoce.



- Al recién nacido aún le queda mucho desarrollo fuera del útero

Sus sistemas corporales lo harán de manera óptima en contacto, siendo porteado. La posición en la que porteamos, la posición ranita, es la más adecuada porque es la fisiológica y la que adoptan naturalmente. Ideal por ejemplo para el crecimiento y fortalecimiento del sistema musculoesquelético o para el buen funcionamiento del sistema digestivo.



- El bebé es atendido de una forma más precisa e inmediata

El porteador aprende a interpretar sus señales de manera más rápida y efectiva si mantiene al bebé en contacto estrecho, mejorando la satisfacción de las necesidades del recién nacido. 



- El bebé aumenta la confianza en los demás

El bebé se siente escuchado y atendido: "Me escuchan, y me cuidan bien, soy importante para los demás"
Esto es vital para la supervivencia, pues somos seres sociales que hemos de cuidar unos de los otros para que la "tribu" o sociedad salga adelante. 
La crianza en brazos nos va a aportar una buena base de apego seguro** 



- El sueño del bebé es más profundo y tranquilo cerca de su cuidador que en cualquier otro lugar

Y esto es muy bueno para su desarrollo, dado que cuando se establecen las conexiones neuronales es durante el sueño, asimilando los aprendizajes. Ayudamos a su crecimiento y desarrollo acompañando este sueño feliz :)






BENEFICIOS PARA EL PORTEADOR


- Nos ayuda a crear o a mejorar el vínculo

Algo infinitamente necesario para criar y cuidar bien, de hecho, es imprescindible en nuestra especie, así como en el resto de los mamíferos. Sin vincularse con el bebé, pueden aparecer relaciones disfuncionales u otras alteraciones de comportamiento en los bebés***
Estamos programados para que se ponga en marcha una cascada hormonal basada en la oxitocina, tanto en el bebé como en los adultos, y esta hormona se libera en gran medida gracias al contacto corporal. Gracias a ella nos vinculamos fuertemente con el bebé y la entrega de la maternidad y la paternidad es más sencilla de adecuar a nuestra vida.
Si no se da así, podemos sentirnos superados por la situación en el postparto y la crianza se puede hacer muy cuesta arriba.



- Aumenta la confianza en nuestra capacidad de cuidado

Como creamos un fuerte vínculo, y además tenemos cerca al bebé para comprender mejor y más rápido qué necesita, nos sentimos más confiados y capaces, con lo cual acabamos siendo mejores cuidadores. Es la pescadilla que se muerde la cola pero en positivo :D



- El bebé llora menos

Ya que como te decía antes, cuidamos de él de forma más efectiva y no necesita usar el llanto para decirnos qué le ocurre o demandar algo que necesita.
Así, la maternidad y paternidad es más gozosa, pues sentimos que todo fluye mejor.



- Nos permite tener las manos libres

No necesito explicar este punto, seguro ;) Pero por si acaso, podemos seguir haciendo muchas cosas con nuestras dos manos, a la vez que cuidamos del bebé continuamente.




- Ayudamos al establecimiento de la lactancia

Poniendo en marcha las hormonas específicas gracias al contacto, además de ofrecerle al bebé una lactancia realmente a demanda. El alimento está siempre a punto y cerca, con todas las oportunidades para mamar que el bebé necesita, ya que es así como se establece la lactancia, según la demanda del bebé.






- Porteando podemos llegar allí donde nos propongamos

Sin necesidad de pensar si se puede llegar con un carro, o de cansarnos llevando al bebé en los brazos porque no se puede acceder con otros dispositivos.




Todo lo expuesto hasta aquí, como podrás imaginar, nos permite finalmente acercarnos a la maternidad y paternidad de forma más relajada, más confiada y más feliz.
Ponemos en marcha la cascada hormonal del cuidado, en que la oxitocina es el máximo exponente, y como a esa hormona le dicen por ahí la hormona del amor... ❤️


A todo esto yo lo llamo #LaMagiaDelContacto y es lo que quiero hacer llegar a cada familia con la que me cruzo.
Evidentemente a cada uno el porteo le aporta unas cosas, pero cada una de ellas es mágica, ¿o no?


Y un último consejo.................. 
puede que necesites ayuda para encontrarte con esa Magia, estaré encantada de atenderte ya sea en Ibiza o de forma online, desde A-Brazos.

~ Porque a veces, una asesora te descubre formas de comenzar que tú no imaginabas

~ Porque aunque sea precioso esto de portear y ofrecer contacto, algunas veces se nos atraganta y necesitamos un poco de ayuda

~ Porque te aseguras de hacerlo bien


Así que #PonUnaAsesoraDePorteoEnTuVida





* Si quieres saber más al respecto, te recomendamos pasar a visitar su página web.
** Pasa a descubrir a John Bowlby y la teoría del apego
*** Los estudios de Harlow con monitos pueden extrapolarse fácilmente al ser humano... Puedes verlos AQUÍ. Pero también hay algunos estudios hechos observando a los bebés humanos en orfanatos en los que no tenían suficiente contacto corporal


El parto fisiológico


    Quizás hablar de embarazo y parto parece que se aleja de nuestra temática habitual, del contacto y del porteo...
¡Pero no! Hablar de estos temas es también hablar de contacto, de bebés, de sus necesidades y de las nuestras, de lo que la naturaleza tiene previsto para el ser humano en este proceso de la vida.

El embarazo es el inicio del ser humano, y es importante, muy importante... Lo que ocurra en esta etapa y en la experiencia del parto y nacimiento lo pondrá más o menos sencillo para lo que ha de venir después, así que te animo a seguir leyéndome...


    Cuando una mujer está embarazada se sumerge en un mar de información, buscando todo lo que piensa que puede ser bueno para ella y para su bebé.

Nos adentramos en un mundo nuevo para nosotras, sin esa tribu en la que vivir de cerca la maternidad de nuestras hermanas, primas, vecinas...
Porque, no nos engañemos, la maternidad y la paternidad no son la prioridad en una sociedad que lleva al padre a trabajar a los veinte días del nacimiento de su cachorro (en el mejor de los casos), y a las madres a las dieciséis semanas.

Así, nos encontramos buscando qué hacer, qué preparar, e incluso en ocasiones, preguntándonos qué sentir.


    La maternidad plena, la maternidad gozosa, es posible.

    Sí, desde que tenemos el deseo de ser madres, pasando por el momento de acompañar a nuestro bebé durante el embarazo y el parto, y también en el acompañamiento durante la crianza.

Pueden surgir momentos de debilidad, de agotamiento, de “¿quién me manda a mí meterme en esto?”, pero a pesar de ellos, disfrutar de esta etapa de la Vida se convierte en maravilloso.


    Centrándonos en ese periodo de embarazo y parto, hay muchas cosas que podemos hacer para reconectarnos, crecer y redescubrirnos como mujeres y como madres.

Cada una encontrará el camino para conectar con esa esencia femenina y acompañar desde ahí a su bebé.


    Personalmente hace tiempo que empecé a intuir que es un momento mágico, y terminé de descubrirlo tras el nacimiento de mis hijos.

Es un momento para disfrutarlo, porque cuanto más lo hagamos nosotras, más gozarán a su vez nuestros bebés de su nacimiento, cosa que se está descubriendo en estudios recientes que marca en gran medida a cada individuo.


    El parto es un proceso fisiológico, lo que quiere decir que no tenemos que hacer nada de manera consciente, ni para que se ponga en marcha, ni para que avance. Pero, y aquí está probablemente el quid de la cuestión, quizás en lugar de hacer haya que “dejar de hacer”.

Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se han hecho extensibles a los Organismos relacionados con la atención al parto en nuestro país, en un parto normal debe existir una razón válida para interferir en el proceso natural.

Además, añadiremos que debería ofrecerse un ambiente que favoreciese ese proceso natural, dependiendo de lo que cada mujer necesite en ese momento particular.


    Lo que favorece el parto…

    Profundizando un poco más en la fisiología de un parto normal, indicaremos que hay una cascada hormonal que se pone en marcha al inicio de éste. No se sabe muy bien cuál es exactamente el desencadenante principal, puede que sea la unión de varios factores, empezando por la madurez del bebé.

Lo que sí se sabe que la oxitocina es la hormona fundamental durante el proceso. Una hormona que en muchos círculos se conoce con el nombre de la ‘hormona del amor’.


    La oxitocina natural o endógena, es decir, la que cada mujer segrega en el parto, hace que éste sea vivido con menos estrés por parte de mamá y bebé, ayuda a que la mujer segregue endorfinas (analgésicos naturales) y aumenta el umbral del dolor, entre otros efectos. Además, tras el nacimiento, el inicio del vínculo mamá-bebé, ese momento lleno de felicidad, está también fomentado por esta maravillosa hormona.

Así, todo lo que favorece que el parto avance de manera natural, es decir, las circunstancias que permiten que la secreción de oxitocina sea la idónea, con todo lo que esto conlleva, es lo que necesita una mujer de parto.


¿Y lo que no necesita?

    Dado que la oxitocina es la hormona “del amor, de la calma y del contacto”, es inhibida por la adrenalina, que liberamos cuando nos sentimos en peligro, tenemos miedo, estrés o frío. Y cualquier situación que nos haga liberar adrenalina hace que el parto se pare.


    Hoy, algunas de las prácticas que se realizan de manera rutinaria en la atención hospitalaria del parto pueden hacer que esto ocurra.

A modo de ejemplo, el hecho de que no permitan a nuestro acompañante estar todo el tiempo a nuestro lado, o que la atención del personal no sea respetuosa hacia nosotros, o que cuando nos encontramos seguras en una sala tengamos que cambiar a otra llena de luces y aparataje médico puede frenar el trabajo de parto, iniciándose una cascada de intervenciones como consecuencia.


¿Cómo podemos cambiarlo?

    El plan de parto y nacimiento es una herramienta a través de la cual las familias podemos expresar nuestros deseos, necesidades y voluntades para ese momento.

Está basado en la concepción autonomista del sistema sanitario, buscando la inclusión de la mujer (familia) en la toma de decisiones, porque se trata de nuestra salud, de un proceso más de nuestra vida, sobre el que tenemos el derecho a decidir. Y la manera de trasladar dichas decisiones a los profesionales de la salud es mediante este documento.


Ya sabes que tanto desde A-Brazos como desde nuestra comunidad 
INSTINTO - Escuela para Mamás - podemos informarte ampliamente sobre el tema:

* Qué es
* Cómo surgió
* En qué se basa
* Cómo puedes presentarlo en el centro en el que vas a dar a luz 
* Podemos hablar extensamente de las necesidades de la mujer, y por supuesto, no nos olvidamos de las necesidades del recién nacido
* Te contamos cuáles son las últimas recomendaciones en cuanto a las prácticas aconsejadas y desaconsejadas en los partos y nacimientos


Si necesitas ayuda, ya sabes dónde encontrarnos, estaremos encantadas de acompañarte <3





** Este artículo fue escrito inicialmente para la revista Aarti.